¿CAMBIAR LA CONDUCTA DE TUS HIJOS? CAMBIA TÚ.
mayo 22, 2018

Blog

EL MINDFULNESS (LA ATENCIÓN PLENA) EN NUESTRO ROL COMO PADRES

Soy madre de dos hijos, ambos varones. Cuando nacieron, me di cuenta de que comenzaba uno de los viajes de desarrollo personal más importantes de mi vida. La mera presencia de estos dos pequeños me fue motivando a encontrar formas de ser una mejor mujer y madre. Fue entonces que comencé a entrenarme en técnicas como la atención plena.

La atención plena se ha convertido en mi vida como uno de los primeros recursos que utilizo para cuidarme. Sin ella, no sé qué sería de mis proyectos, mis decisiones y mi manera de ver el mundo. La atención plena me ha permitido conocerme y abrirme a escuchar a los demás. Me ha ayudado a PARAR y observar cómo me siento, cuáles son mis necesidades y cuáles mis prioridades. Esto me permite generar un espacio entre lo que pasa con mi hijo y lo que pasa conmigo, entonces puedo responder más que reaccionar, incluso en situaciones complejas.

Practicar el traer mi atención al presente me ha dado la oportunidad de darme cuenta cuando actúo desde mis miedos o prejuicios para así ajustar mi interpretación, y conectarme con el presente para entonces responder con curiosidad, con frescura hacia aquella dificultad que se me presenta. La presencia mental me ha permitido poder ver a mi hijo, conocer su personalidad, sus deseos, miedos, retos y anhelos, así como tomar mejores decisiones desde una mente más en calma y no desde una mente agitada o con malestar. Definitivamente ha sido una parte importante para que entre mis hijos y yo haya un vínculo más fuerte.

Es con nuestra mente que practicamos la atención plena. Es la misma mente que está con nosotros desde que comienza el día, con la que despertamos a nuestros hijos para que vayan a la escuela, para que se forjen como personas responsables  e independientes. Es esa mente, que al finalizar el día los acompaña para que, sea lo que hayan vivido en su día, lo puedan asimilar de la mejor manera para convertirse en mejores seres humanos.

Es a través de esta mente, que puede ser nuestra peor enemiga o nuestra amiga, que interpretamos todo lo que nos sucede. Si estamos estresadas, entonces todo que lo percibimos es a través del estrés: tomamos decisiones, damos órdenes, e indicaciones con estrés. Si estamos felices o alegres, todo se vuelve más ligero. Cuando estamos y convivimos con nuestros hijos somos un modelo muy importante

de interpretación de su experiencia. Es por ello que conocer nuestra mente y comenzar a observarla para saber sus hábitos, sus creencias, sus miedos y sus emociones más recurrentes nos da información importante para tomar mejores decisiones y educar desde la calma. Ser amiga de esta mente nos dará una herramienta estable, clara y enfocada en el presente para encontrar nuestro bienestar más genuino, un bienestar que dura más, que nos llene como mujeres, como madres, como seres humanos, y así, poder brindar y enseñar este bienestar a las personas que más dependen de nosotras: nuestros hijos.

Escrito por:  Gabriela Chávez

Comments are closed.

CONTACT US / CONTÁCTANOS
Español
Solicita informes para formar parte de nuestra comunidad.
SOLICITA INFORMACIÓN
X Cerrar